Cómo llevar a cabo una domiciliación fiscal de empresa

Domiciliación de empresas en Madrid

Para dar de alta una empresa o actividad profesional como autónomo es necesario establecer una domiciliación fiscal en una dirección que sea «propiedad de la empresa». Antes de la irrupción de internet, la dirección fiscal solía coincidir con el lugar donde la empresa desarrollaba su actividad, por ejemplo, un comercio local. Pero, actualmente, cada vez son más las empresas que necesitan una dirección «propiedad de la empresa» en diferentes ciudades o países para tributar ahí o establecer la empresa, a pesar de que esta sea totalmente online.

¿Qué tipo de domiciliaciones existen?

  • Domiciliación fiscal de una empresa: Este tipo de domiciliación es la única necesaria para cada empresa. Es la que hay que notificar a Hacienda cuando se crea la empresa, puesto que según donde esté, tendrá que pagar unos impuesto u otros. Actualmente, las empresas que son online o que quieren tributar en una comunidad autónoma diferente tienen que recurrir a Oficinas Virtuales. Este es un servicio que ofrecen diferentes espacios de coworking o centros de negocios para instalar una empresa en grandes ciudades como Madrid y Barcelona. En el caso de OXYGEN Workspace Madrid, el servicio incluye recogida de cartas e incluso una secretaria virtual que puede contestar a llamadas. Aquí tienes todas las ventajas de llevar a cabo una domiciliación de sociedades.
  • Dirección comercial: Esta dirección hace referencia al lugar donde tiene lugar la actividad comercial. Por ejemplo, una tienda de zapatos tendrá su dirección comercial en el sitio donde esté su tienda física. Si es online, no existe la dirección comercial
  • Dirección social: Tiene poca importancia a nivel burocrático y representa el espacio donde se reúne el consejo de administración de una empresa. Puede estar junto a la dirección fiscal o comercial, o en un lugar totalmente diferente.

Domiciliación fiscal de una empresa en 2 pasos

  1. Encontrar un coworking en la ciudad elegida y que tenga el servicio de Oficina Virtual: A día de hoy la mayoría cuentan con este servicio, pero es cierto que existen variaciones entre uno y otro. La domiciliación fiscal de una empresa no puede suponer un gasto muy elevado puesto que, si solo se requiere de cara a Hacienda o para que la empresa figure en esta ciudad de forma local (por temas de SEO principalmente), no puede suponer un gran coste. También hay que fijarse en la cantidad de servicios que esa oficina virtual incluye, por ejemplo, OXYGEN ofrece packs de horas para las salas de reuniones, algo fundamental si necesitas reunirte con algún cliente o con tu equipo.
  2. Ponte en contacto con el coworking y comunica a la administración pertinente que tributarás tus impuestos en ese lugar e incluso puedes anunciarlo en tu página web, ya que, a partir de ese momento tu empresa estará en esa dirección.

¿Quieres mantenerte al día?

Ir arriba