¿Hacia dónde evolucionan los espacios de coworking?

Como todo modelo de negocio relativamente joven, los espacios de coworking están en constante cambio donde surgen diferentes ideas que no todas ellas terminan consolidándose. En sus inicios, un coworking, como bien determina la palabra era un espacio donde los profesionales acudían únicamente a trabajar. Estaba pensado para autónomos o pequeños equipos de trabajo que prefieren eso a costearse una oficina tradicional, ya que esta última tiene mucho más gastos.

Debido a la alta demanda social que suscitaron en su inicio, ligado a que había una necesidad por parte de los profesionales en España de un servicio como este, no dejaron de aflorar en las gradas ciudades como Madrid y Barcelona, extendiéndose hacia capitales de provincia incluso.

Rentable para las empresas

Al poco tiempo, las pequeñas empresas comenzaron a interesarse por un servicio único dentro de los coworkings que son las oficinas flexibles. Estas se adaptan perfectamente a los tamaños cambiantes del personal de las empresas y atrajeron principalmente a startups que necesitaban esa flexibilidad a un precio más bajo. Se produjo aquí otro gran cambio dentro de estos espacios que ya no solo tenían puestos de trabajo, sino también oficinas privadas.

Un ‘Boom’ y una recesión

Después de expandirse por el país, la pandemia por coronavirus fue un fuerte revés para este sector. La mayoría de los trabajadores pasaron a teletrabajar desde casa, las empresas que tenían a trabajadores en remoto en un coworking, así como las que tenían su oficina cancelaron estos servicios y para muchos profesionales autónomos fue muy difícil continuar con el gasto. De este momento difícil es de dónde han surgido las nuevas variantes de coworking.

El futuro de los espacios de coworking

Actualmente, los servicios de un coworking son cada vez más completos, incluyendo guarderías, gimnasios, servicio de oficina virtual e incluso existen coworkings especializados en un único sector o profesión. Por ejemplo, coworking para abogados, diseñadores o coworking para programadores similar a lo que es OXYGEN.

En OXYGEN queremos ser referencia dentro de la innovación de los espacios de coworking, por ello estamos creando un verdadero ‘hub’ de emprendimiento IT. Poniendo todos los medios para que una persona o idea pueda ser llevada a cabo: espacio, formación y networking. Desde el punto de vista de la formación, este 2021 han dado comienzo los Bootcamp de programación en una colaboración entre OXYGEN y Coders Lab. Este servicio da cabida tanto a personas que quieren aprender programación y trabajar de ello, como a profesionales que pueden impartir sus conocimientos a nuestros alumnos en forma de Mentor.

Por otro lado, el coworking se está nutriendo de profesionales del sector IT que pueden establecer vínculos entre ellos y crecer de forma exponencial todos ellos.

¿Quieres mantenerte al día?

Ir arriba