Ventajas fiscales de trabajar en un coworking

Coworking en Madrid por horas y flexible

La moda y expansión de los espacios de trabajo compartido o coworking no ha surgido por mera casualidad. Lo cierto es que muchas empresas y freelance encuentran en estos lugares innumerables ventajas ante el alquiler de oficinas tradicional. De hecho, en nuestro blog podrás encontrar con datos todos los beneficios que incluye esta forma de trabajo. Desde reducción de gastos, mejoras ante tu competencia y, como vamos a contar en este artículo, ventajas fiscales de trabajar en un coworking.

¿Quién se beneficia de un coworking?

Siempre existen los dos extremos dentro de este término sobre si los espacios de trabajo compartido están pensados únicamente para freelance, o si por el contrario son prácticamente centros de negocios pensados para empresas. Y la realidad es que ambas tienen razón. Un coworking otorga ventajas tanto a profesionales autónomos como empresas, independientemente del tamaño de estas.

De hecho, no solo se beneficia la empresa en sí, sino todos sus componentes empezando por aquellos trabajadores remotos que encuentran en un coworking el espacio perfecto para trabajar en un ambiente pensado para ello. No obstante, dentro de la retahíla de ventajas, también están las fiscales.

Ventajas fiscales de trabajar en un coworking

Como en toda empresa o autónomo, existe una pequeña lucha hacia el fisco para lograr imputar una serie de gastos que reduzcan diferentes cuotas como el IRPF o el IVA. En este caso, los espacios de coworking tienen beneficios suculentos.

  • Sede fiscal en el coworking. Una ventaja principalmente para los freelance que trabajar desde su domicilio puesto que pueden separar su dirección particular de la profesional. Centrando toda la mensajería que le corresponde como freelance a un espacio diferente.
  • Deducción de la cuota del IRPF e IVA. Esta es una gran ventaja de los coworking ya que, a pesar de que supone un gasto, en un gasto deducible puesto que pasa a considerarse como tu local de trabajo u oficina. Además, se debe tener en cuenta que se ahorra bastante más con un coworking que con un alquiler tradicional.
  • Menos problemas para deducir facturas. El panorama fiscal del freelance que trabaja desde casa en una auténtica odisea. Normalmente se intenta desgravar diferentes gastos como la luz, gas, teléfono, pero siempre será más difícil que con una única factura como hace un coworking.
  • Otros gastos deducibles. Pasar a formar parte de un coworking, hace que te puedas beneficiar de otros servicios que también son deducibles. Por ejemplo, en OXYGEN Workspace, contamos con un departamento de formación pensado para empresas y freelance donde se ofertan constantemente cursos. Dichos gastos en formación también son deducibles y solo son posibles en un coworking.

Si eres freelance tus clientes lo agradecerán

Independientemente de los beneficios fiscales que tienen los coworkings para freelance, se debe tener en cuenta que es un plus de profesionalidad. Un espacio de coworking cuenta con servicios como las salas de reuniones, salas de formación o cabinas para llamadas que harán a los freelance convertir muchos más clientes. Ganarás profesionalidad y seriedad dentro de tu sector y es una piedra angular para crecer como autónomo.

Las empresas también se benefician

Los gastos que tiene una oficina en coworking frente a una tradicional son alarmantemente menores y, como hemos dicho son deducibles fiscalmente. Por este motivo, si tu empresa se encuentra en un coworking y tu competencia en una oficina tradicional, incluso aunque ellos tengan más clientes, tu empresa será más rentable por lo que será más fácil alcanzar a esa competencia.

¿Quieres mantenerte al día?

Ir arriba
Abrir chat
1
¿Quieres ver cómo está el coworking?
OXYGEN Workspace
¡Hola!👋
¿En qué puedo ayudarte?